Cómo dormir en verano sin morir en el intento.


El drama de todos los años ha llegado para quedarse. La cama parece una parrilla argentina y ya no sabemos que hacer. 

 

Cómo siempre os decimos, en Hubble no solo queremos vender colchones, nos preocupamos por vuestro bienestar y queremos que las horas de sueño sean una experiencia religiosa… TODOS LOS MESES DEL AÑO.

Hemos elaborado una lista de consejos nada convencionales para enfrentarnos con elegancia a las noches estivales y no tener que instalar una hamaca en la cocina con la puerta del congelador abierta. Tomad nota.

La ducha, nunca fría.


 

Es un placer de dioses, sí, pero dura poco. El choque térmico con agua fría produce una sensación de frescor instantánea, pero reactiva el organismo y el gasto energético, provocando un aumento de la temperatura. Si quieres irte a dormir fresco y limpio, la ducha con agua templada.

 

 

Saca los pies del tiesto


 

Los dedos de los pies son tremendamente sensibles, tienen muchas terminaciones nerviosas. Un truco para quitarte la sensación de calorazo de todo el cuerpo es ponerlos a remojo un rato y dejarlos fuera de las sábanas cuando te metas en el sobre.

 

 

Estar soltero


 

¿Solución idónea para poder pasar las noches estivales a gusto? Estar solo en la cama y hacer la estrella de mar. Dormir con otra persona al lado da mucho calor. Deja a tu pareja y disfruta de un verano spooning-free.

 

 

El pijama, dos tallas más grande.

Para dormir bien es importante llevar prendas holgadas, que no se te peguen y que transpiren. Lo ideal para elegir talla de traje de noche es recurrir a ese concepto de madre que nos atormentó toda la infancia: “Que te quede crecedero”. Materiales: lino o algodón. El resto solo dá problemas.

Aunque también os voy a decir una cosa, algunos médicos opinan que lo mejor si hace mucho calor, es dormir sin ropa…

 

 

De día, todo cerrado

 

De poco sirven todos estos consejos si durante el día dejamos las persianas subidas y ventanas abiertas. Aunque no te lo creas, lo mejor es cerrar a cal y canto y abrir cuando empiece a caer la noche. Una vez llegado ese momento, puedes poner sábanas mojadas en la ventana para bajar la temperatura de la habitación. A lo loco!

 

 

Operación bikini

 

Las mejores opciones antes de dormir son el gazpacho, el yogur o las ensaladas. Eso es el consejo mainstream, pero nosotros que somos de investigar os proponemos que cenéis PICANTE. Si te va la marcha no lo dudes, tu cuerpo podrá perder calor a través de la sudoración y eso ayuda a la sensación de frescor.

*Fun fact:  el arroz contiene melatonina, una hormona que el cuerpo usa para adormecerlo.

 

Congelar la almohada


Todos conocemos el placer que da el contacto de la cara con la almohada fresca. Darle la vuelta es una opción, pero otra más duraderas es meter la almohada directamente en el congelador. También puedes utilizar una bolsa de gel frio, de esas azules o una bolsa térmica llena de agua helada e introducirlo dentro de la funda. Fresco y creativo por partes iguales.

 

 

Como cierre me vais a permitir que me ponga corporativa. Pero NO es gratuito. Comprenderéis que nada de lo que os he contado sirve si no dormís en una cama fresca y cómoda…  Es fundamental que el colchón sea transpirable, firme y de materiales termo-reguladores. Además de estar vestido de sábanas de algodón, orgánico siempre y de color claro. Ahí lo dejo..